Feb 02 2022

Fiesta de la Vida Consagrada

Ver este vídeo en YouTube.

“Mis ojos han visto a tu Salvador…” (Lc 2, 22-40)


Señor Jesús, tu Iglesia celebra hoy la fiesta de la presentación del Señor, la fiesta de la Candelaria y la fiesta de la Virgen de la Luz, la fiesta de la Vida Religiosa. Es por eso que esta mañana nuestra oración quiere ser por ellos: por todas y todos los religiosos repartidos por todo el mundo, consagrados a la misión de anunciar tu evangelio desde tantos y tantos carismas inspirados por tu Espíritu.

Señor Jesús, te damos gracias por la vida religiosa, porque es para el mundo luz, ayuda, compañía, báculo y motor para seguir viviendo. Te damos gracias por la vida religiosa porque es para el mundo testimonio de que tú llamas y envías para sanar, educar, denunciar, apoyar, sostener y dignificar la vida de tantos. Te damos gracias por la vida religiosa que acompaña a nuestras comunidades cristianas, que sirve a nuestras familias y que ora por cada una de nuestras intenciones ¡Cuánto bien nos hacen y qué agradecidos estamos por ello!

Señor Jesús, te damos gracias porque tantos hombres y mujeres a lo largo y ancho del mundo se consagran a ti y entregan la vida, lo que son, lo que saben y lo que tienen, al servicio de tu Reino. Cuida de los religiosos y religiosas. Acompáñales en los momentos de tribulación. Inspírales siempre palabras y gestos de esperanza. Haz de ellos siempre luz, siempre alegría, siempre disponibilidad y humanidad regalada en tu nombre. Concede a las instituciones religiosas nuevas vocaciones.

Señor Jesús, gracias por la fiesta de hoy. Gracias por todos esos rostros que conocemos y que hemos conocido, y que nos hicieron y nos hacen la vida y tu mensaje más cercano, más accesible y más vivible. Cuida, Señor Jesús, de tus religiosas y religiosos. Haz que sigan siendo parte de esta familia en la que todos suman.

Así te lo pedimos.

Así sea

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6866

Ene 29 2022

Nadie es profeta en su tierra

El profeta en su tierra

Nadie es profeta en su patria y, sin embargo, hay que serlo.
Hay que levantar la voz para gritar que es posible desmantelar los rencores, desconectarse del odio,
y acostumbrarse al silencio, antesala de palabras que han de romper los candados que separan y dividen.
Hay que regresar a casa y remover certidumbres, desenmascarar las inercias, mostrar que hay otros caminos para celebrar la vida.
Basta ya de laberintos en que se gastan los días inventando recorridos que a ningún lugar conducen.
Basta de duelos estériles entre esgrimistas de versos que conocen los discursos pero ignoran el amor.
Y aunque ataquen al profeta, por mostrar, en su retorno, que otra mirada es posible, seguirá plantando cara, porque lleva dentro el fuego que en su entraña puso Dios.
(José María Rodríguez Olaizola, sj)

 

Liturgia

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6862

Ene 22 2022

Ungidos para anunciar la Buena Nueva

Jesús de Nazaret

Eres pan universal que bajaste del cielo subiendo desde el surco, y eres levadura inquieta, disuelves eternidad entre la harina y llenas la vida de preguntas.

Eres horizonte que nos llama hasta lo más hondo del deseo desde la creación en ti reconciliada, y eres camino que se estrena en el sendero más pequeño que te busca saliendo de sí mismo.

Eres fuego inextinguible que nos hace luz en ti y nos quema lo que estorba, y eres el agua de la vida que mana sin prisas en mi pozo y alienta rostros y desiertos.

Eres el viento impetuoso que hincha las velas de audacia sobre el mar encrespado de amenazas, y eres brisa suave y tierna que se sienta en el fondo de mi barca y acaricia la piel arada de salitre.

(Benjamín G. Buelta, sj)

 

Liturgia

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6853