Feb 13 2021

Un amor que mueve el mundo

Ver este vídeo en YouTube.

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6461

Mar 06 2021

Dios es amor, y el amor no se compra.

Mercaderes


Hay que enfadarse y gritar contra el que profana vidas, el vendedor de apariencias, contra el mercader de credos y el usurero de penas.
Hay que devolver un ‘no’ a quien comercia con guerras, y oponer la fe desnuda a las armas, a las fieras que a zarpazos amenazan esta humanidad hambrienta de sentido, de palabra, de esperanza, de inocencia.
Hay que tirar por el suelo las mesas de los cambistas que regatean con leyes y manipulan conciencias.
Plantarle cara a lo indigno, aunque resistir convierta en incómodo a quien lucha, en peligroso al que alega que no es amar un negocio, ni el egoísmo bandera.
Hay que despejar el templo de cerrojos y cadenas, de credos atornillados, y corazones de piedra.
Hay que silenciar el ruido, y dar voz a los profetas.
(José María R. Olaizola, SJ)

 

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6487

Feb 27 2021

¡Qué bien se está aquí!

Tentación

Qué bien se está aquí, donde la palabra acaricia y la presencia sostiene.
Donde el calor abraza y fluye el afecto.
Donde el amor se vive y la justicia es posible.
Qué bien se está, lejos de gritos y guerras vanas, dejando que el trueno se apague y la alegría se vuelva baile.
Pero toca regresar a la tierra de todos, donde el fragor cotidiano es más áspero y duro.
Toca volver, a los conflictos pendientes, a las heridas abiertas a la verdad peleada, a las preguntas que muerden, a los nombres difíciles, para sembrar el mundo de evangelio y esperanza.
(José María Rodríguez Olaizola)

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6477

Feb 20 2021

Por su gracia cambiaré

Gracias por tu silencio


Gracias, Señor, por tu silencio. Se abre delante de nosotros como un respeto cálido, donde podemos ensayar nuestras palabras de aprendices, alentados por tu mirada que nos contempla con cariño.
En tu silencio nos decimos, originales y nuestros, nos escribimos en tu acogida de página en blanco. Trazamos nuestra ruta en tu hoja azul de mar en calma y días luminosos, o en tu calcinada superficie de arena y desierto
perdidos en la historia sin huellas por delante.
A veces en tu silencio crece nuestra pregunta como el garfio en una mano cortada. Es de acero afilado nuestra angustia, es dura y urgente, y trata de clavarse en tu misterio mudo para rasgarlo de arriba abajo y para encontrarte como única respuesta.
Pero tú sólo te revelas en el tiempo maduro. Por más que te digas siempre serás silencio, infinita palabra en la que siempre te seguirás revelando, cálido respeto en el que crecemos al decirnos y estrenarnos.

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6468