Dic 07 2018

“Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos…”

No Gravatar

Constancia de Dios

No desistas, Señor, sigue insistiendo en venir a nosotros, en hacerte vecino del dolor y de la lágrima.
Ven más cada mañana, nunca dejes de acercarte.

Sucede que la arcilla es así, que está rajada de añoranza y de amor y nuestro cántaro se nos queda sin sol, se cuela el agua hacia Ti.

Sigue empeñado, a pesar de nosotros y la aurora, viniendo a nuestra sed.
Llegará un día en que todo estará como Tú quieras.

(Valentín Arteaga)

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=5440

Dic 07 2018

Su historia puede ser tú historia

No Gravatar

María es lo mejor de la humanidad, la obra “muy buena” de Dios, como en el momento mismo de la creación: es la llena de gracia. Y si en la historia de la humanidad ha habido un ser humano, una mujer como María, significa que nuestro mundo no es sólo, ni sobre todo, algo despreciable y definitivamente corrompido, en él no todo está perdido y sin esperanza.

En esta luz podemos entender el dogma de la Inmaculada Concepción, que tiene un enorme significado no sólo como una especial gracia exclusivamente para María, sino que ilumina nuestra comprensión de Dios y del hombre. En María Dios encontró un apoyo para acercarse y encontrarse con nosotros: “el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” (Jn 1, 14). Y si María fue inmaculada desde la concepción, nosotros hemos sido elegidos por Dios en Cristo antes de la creación del mundo para ser santos e inmaculados ante él por el amor (Ef. 1, 4)

En la Anunciación María representa a la humanidad entera, a lo mejor de ella. En ella Dios encontró por fin con quien conversar “a la hora de la brisa”. María, sierva del Señor, escucha y acoge la Palabra y la cumple, y se alza frente a Eva que pretendió ser igual a Dios. Y así María “concibió del Espíritu Santo” (cf. Lc 1,26-38).

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=5434