Abr 30 2022

«Echad la red a la derecha y encontraréis peces» 

Escojo la vida

Esta mañana enderezo mi espalda, abro mi rostro, respiro la aurora, escojo la vida.
Esta mañana acojo mis golpes, acallo mis límites, disuelvo mis miedos, escojo la vida.
Esta mañana miro a los ojos, abrazo una espalda, doy una palabra, escojo la vida.
Esta mañana remanso la paz, alimento el futuro, comparto alegría, escojo la vida.
(Benjamín G. Buelta, sj)

 

Liturgia

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6973

Abr 23 2022

«La paz esté con vosotros»

Heridas

Tocando tus heridas te re-conozco.
Mirando mis heridas te encuentro.
Y me envías a las heridas del mundo.
No puedo mirar si no me sanas, no puedo creer si no me acaricias,
no te puedo seguir si no me llamas.
Me sanas, me acaricias, me llamas.
Y solo alcanzo a decir «Señor mío y Dios mío».
(Javi Montes, sj)

 

Liturgia

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6970

Abr 16 2022

¡Ha Resucitado!

Las mujeres de la Resurrección

Todavía la mañana no había dicho una palabra, y un silencio claro arropaba toda vida.
Ningún deslumbre entornaba los ojos, ninguna estridencia irritaba la escucha, ninguna brisa enturbiaba los perfiles.
Se asomaba el día con rubor virginal cuando las mujeres de Galilea llegaron al sepulcro.
Buscaban ungir el cuerpo con el más tierno perfume de su esperanza macerada.
¿Era solo la certeza del amigo muerto lo que las llevaba hasta la tumba?
Habían perdido el tesoro y eran tan débiles y pobres que ya solo podían avanzar desde más allá de sí mismas.
¡El amor hunde sus raíces en el misterio siempre vivo!
La piedra uncida a la muerte por los sellos imperiales había sido robada.
En lo oscuro de la tumba se encendió una pregunta, se iluminó una certeza, se insinuó una presencia.
La noticia empezó a buscar sus palabras mientras corrían las mujeres sin lastre de tristeza en la piel de sus sandalias.
Jesús ya no está en el sepulcro de piedra.
Hay que buscarlo en la noche rota, en la sorpresa del alba, en el pueblo atravesado, en las manos horadadas, en la paz y la alegría, en los nombres que amamos, en los ojos que nos aman.
¡Hay que esperarlo con toda la búsqueda del alma!
(Benjamín González Buelta, sj)

 

Liturgia

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6962