Quien pide, recibe…

Enamórate

Nada puede importar más que encontrar a Dios.
Es decir, enamorarse de Él de una manera definitiva y absoluta.
Aquello de lo que te enamoras atrapa tu imaginación, y acaba por ir dejando su huella en todo.
Será lo que decida qué es lo que te saca de la cama en la mañana, qué haces con tus atardeceres, en qué empleas tus fines de semana, lo que lees, lo que conoces, lo que rompe tu corazón, y lo que te sobrecoge de alegría y gratitud.
¡Enamórate! ¡Permanece en el amor! Todo será de otra manera.
(Joseph Whelan)

 

Liturgia

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=7052

No cierres los ojos, ni el corazón

EL PRÓJIMO

El prójimo no es algo que ya existe.
Prójimo es algo que uno se hace.
Prójimo no es el que ya tiene conmigo relaciones de sangre, de raza, de negocios, de afinidad…
Prójimo me hago yo cuando ante un ser humano, incluso ante el extranjero o el enemigo,
decido dar un paso que me acerque, que me aproxime a él.
(cardenal Martini)

 

Liturgia

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=7049