Dic 11 2021

Alegraos siempre en el Señor; os lo repito, alegraos

Alégrate, pero no con el júbilo engañoso de un estallido de luz fugaz ni con el entusiasmo festivo del instante del triunfo.
No con la risa fácil de una comodidad sin camino, ni con una exaltación instantánea, gestada entre la evasión y el estímulo. Alégrate, sí, pero no con el egoísmo indiferente del ande yo caliente, ni con la alegría vencedora que necesita tristezas ajenas para existir. Hay otra manera de celebrar el amor, la vida, la fe y el encuentro.
Se cocina al fuego lento de la experiencia y la sabiduría.
Lleva como ingredientes la fe, las búsquedas y el tiempo.
No ha de faltar en ella la mezcla de días radiantes y días grises.
Alégrate con ese gozo que nace en el manantial más profundo, allá donde brotan nuestros anhelos que han de atravesar la historia para desembocar en su abrazo eterno.
(José María R. Olaizola, sj)

 

3ª Semana de Adviento

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6807

Dic 07 2021

Fiesta de la Inmaculada Concepción

«Alégrate». Es lo primero que María escucha de Dios y lo primero que hemos de escuchar también hoy. Entre nosotros falta alegría. Con frecuencia nos dejamos contagiar por la tristeza de una Iglesia envejecida y gastada. ¿Ya no es Jesús Buena Noticia? ¿No sentimos la alegría de ser sus seguidores? Cuando falta la alegría, la fe pierde frescura, la cordialidad desaparece, la amistad entre los creyentes se enfría. Todo se hace más difícil. Es urgente despertar la alegría en nuestras comunidades y recuperar la paz que Jesús nos ha dejado en herencia.

«El Señor está contigo». No es fácil la alegría en la Iglesia de nuestros días. Sólo puede nacer de la confianza en Dios. No estamos huérfanos. Vivimos invocando cada día a un Dios Padre que nos acompaña, nos defiende y busca siempre el bien de todo ser humano.

 

Fiesta de la Inmaculada

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6800

Dic 04 2021

Quiero preparte el Camino Señor

Profecía

Preparad el camino al Señor.
Armaos con un mazo que derribe muros tire rencores y abra paso a la luz.
A voz en grito salid a la calle, y decid que el amor viene, para ser bandera.
Abrid los ojos para reconocer la grandeza del universo contenida en un «sí».
Atended, y escucharéis una Palabra plantada en el corazón de la tierra.
Y después, haced que el grito la mirada y la palabra se conviertan en profecía tan necesaria.
(José María R. Olaizola, sj)

 

2ª Semana de Adviento

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6798