«Ten compasión de mí Señor»

Publicano

Pensaba que podía todo que yo me bastaba, que siempre acertaba, que en cada momento vivía a tu modo y así me salvaba.
Rezaba con gesto obediente en primera fila, y una retahíla de méritos huecos era solo el eco de un yo prepotente.
Creía que solo mi forma de seguir tus pasos era la acertada.
Miraba a los otros con distancia fría porque no cumplían tu ley y tus normas.
Me veía distinto, y te agradecía ser mejor que ellos.
Hasta que un buen día tropecé en el barro, caí de mi altura, me sentí pequeño.
Descubrí que aquello que pensaba logros era calderilla.
Descubrí la celda, donde estaba aislado de tantos hermanos por falsos galones.
Me supe encerrado en el laberinto de la altanería.
Me supe tan frágil… y al mirar adentro tú estabas conmigo.
Y al mirar afuera, comprendí a mi hermano.
Supe que sus lágrimas, sus luchas y errores sus caídas y anhelos, eran también míos.
Ese día mi oración cambió. Ten compasión, Señor, que soy un pecador.
(José María R. Olaizola, sj)

Liturgia del domingo

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=7152

Orar sin desanimarse

Y tengo amor a lo concreto

No basta un «habría que» para dar forma a los sueños.
Pintar el amor en muros de piedra no garantiza vivirlo.
Conformarse con listas de canciones tristes es jugar a los náufragos.
La profecía no puede ser tan solo un eslogan de camiseta.
No hay expertos en todo. De poco sirve un quizás cuando nos pides un «sí»; de nada, un «alguien lo hará», cuando tú esperas un «yo».
Es la constante tensión que atraviesa nuestros días: sobrevolar o zambullirnos.
Tú pones la encrucijada, y nos dejas la decisión: vender aire o ser testigos del Reino.
(José María R. Olaizola, sj

 

Liturgia del domingo

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=7145