Feb 24 2022

Bendecid a los que os maldicen…

Yo solo, ¿Qué puedo ser?

Un día escogí ser reflejo sin sol, agua sin fuente, voz sin garganta y me perdí en mí.
Tú me guardaste, sol en tus ojos, agua en tus manos, voz en tu oído y me encontré en ti.
Desde entonces, tú me iluminas, tú me fecundas, tú me pronuncias y te encuentro en mí.
Yo solo, ¿Qué puedo ser?

El Papa Francisco ha escrito:

«… Me duele tanto comprobar cómo en algunas comunidades cristianas, y aun entre personas consagradas, consentimos diversas formas de odio, divisiones, calumnias, difamaciones, venganzas, celos, deseos de imponer las propias ideas a costa de cualquier cosa, y hasta persecuciones que parecen una implacable caza de brujas. ¿A quién vamos a evangelizar con esos comportamientos? (Evangelii Gaudium 100)

 

Liturgia

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6890

Feb 19 2022

» Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra»

Ama a tus enemigos

Ama a tus enemigos. Haz el bien a quien a te ataca, y bendice a quien te critica y habla mal de ti. Reza por esos que te difaman en público. Si alguien te da una bofetada, no le respondas con violencia, pon la otra mejilla. Si alguien te quita lo que es tuyo, entrégale algo más. Al que te pide, dale, y al que tome prestado, no se lo reclames. Al final, se trata de tratar a otros como esperarías que te traten a ti. Si amas a quien te ama, ¿Qué hay de especial en eso? Cualquiera, hasta la persona más pecadora, puede corresponder al amor. Si te portas bien porque se han portado bien contigo, bien está, pero ¿es especial?
Yo te digo: encuentra un modo de amar a tus enemigos, haz el bien y presta sin esperar nada a cambio. Tu recompensa será grande, ya verás qué plenitud, mostrando con tu vida el rostro del Padre, que es bueno y compasivo. No juzgues y no te juzgarán. No condenes y no te condenarán. Perdona y se te perdonará. Da y recibirás. Mucho más de lo que imaginas. Con la medida con que tú midas se te medirá.



Liturgia

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6884

Feb 12 2022

Bienaventuranzas camino de felicidad

¡Ay de mí si no respiro, si no me alimento, si no quiero con locura!
Si no vibro con el júbilo del hermano.
¡Ay de mí si no tiemblo ante su dolor.
Si no abro los oídos para dejarme transformar por tu palabra, y no abro la boca para gritar una pregunta de fe; un veredicto de amistad; una promesa de curación; una canción de justicia.
¡Ay de mí si no abro las manos, liberadas al fin de piedras y cadenas, para dar, en ellas, calor, afecto y abrazo.
¡Ay de mí no por miedo o por amenaza, sino porque, no amando a tu manera no habré vivido!
Mas si, en mi debilidad, te dejo ser atalaya, no habrá lamento, derrota ni queja, habrá esperanza.
(José María R. Olaizola, sj)

 

Liturgia

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6878