Dar lo mejor que tenemos…

Salmo para dar la vida

Señor, dame la valentía de arriesgar la vida por ti, el gozo desbordante de gastarme en tu servicio.
Dame, Señor, alas para volar y pies para caminar al paso de los hombres.
Entrega, Señor, entrega para dar la vida, desde la vida, la de cada día.
Infúndenos, Señor, el deseo de darnos y entregarnos, de dejar la vida en el servicio a los débiles.
Señor, haznos constructores de tu vida, propagadores de tu reino, ayúdanos a poner la tienda en medio de los hombres para llevarles el tesoro de tu amor que salva.
Haznos, Señor, dóciles a tu Espíritu para ser conducidos a dar la vida desde la cruz, desde la vida que brota cuando el grano muere en el surco.

 

Domingo XXXII T.O B

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6770

Primer mandamiento…AMAR

Nadie está solo

Nadie está solo, aunque a ratos lo temes y te sientes herido, o se te rompe la entraña.
Si se te pierde la risa, y se te callan los versos. Aunque te duela la historia y te amenace el presente, se te atraviesen los miedos o se oscurezca el futuro.
Es verdad que sí, que hay días grises, en que el silencio atormenta, y oprime.
Hay momentos en que la distancia es nostalgia y es ausencia.
Hay abrazos extraviados esperando un encuentro. Hay miedos que anuncian naufragios y derrotas que parecen finales.
Pero nadie está solo, aunque a veces lo parezca. Su Palabra no se marcha y Su espíritu nos une, fluye, infatigable, entre nosotros. Despertando el Amor dormido, vistiéndose de servicio, llamándonos prójimos, llamándonos amigos y trenzando, en nuestros días, inesperados afectos que se convierten en hogar. Aunque hoy nos llueva dentro.

(José María R. Olaizola, sj)

 

Domingo XXXI T.O B

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6763