Jul 26 2020

Un tesoro sin descubrir

Solo tú


Porque nuestros proyectos se desmoronan y fracasan y el éxito no nos llena como ansiamos.
Porque el amor más grande deja huecos de soledad, porque nuestras miradas no rompen barreras, porque queriendo amar nos herimos, porque chocamos continuamente con nuestra fragilidad, porque nuestras utopías son de cartón y nuestros sueños se evaporan al despertar. Porque nuestra salud descubre mentiras de omnipotencia y la muerte es una pregunta que no sabemos responder.
Porque el dolor es un amargo compañero y la tristeza una sombra en la oscuridad. Porque esta sed no encuentra fuente y nos engañamos con tragos de sal.
Al fin, en la raíz, en lo hondo, solo quedas Tú. Solo tu Sueño me deja abrir los ojos, solo tu Mirada acaricia mi ser, solo tu Amor me deja sereno, solo en Ti mi debilidad descansa y solo ante Ti la muerte se rinde.
Solo Tú, mi roca y mi descanso.
(Javi Montes, sj)

 

Tiempo Ordinario

 

 

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6112

Jul 17 2020

¿Eres trigo o cizaña?

Juntos crecen el trigo y la cizaña, porque así es la vida en esta tierra:

La soberbia baila con la humildad, el egoísmo y la generosidad conviven en extraño abrazo, la razón y la sinrazón discuten sobre lo humano y lo divino, sabiduría y necedad comparten melodías, víctima y verdugo se sientan en el mismo banco, la intransigencia de unos y la tolerancia de otros miden con distinto rasero las mismas historias.

En un solo cofre se guardan puñales y versos, recuerdos y desmemorias, rencores y afectos. Dios, que es bueno, hace salir el sol sobre justos e injustos. El mundo es así, enredado, discordante, complejo.

Pero no es este el tiempo de los veredictos, sino el de las oportunidades.

(José María R. Olaizola, sj)

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6103

Jul 10 2020

Aprender hoy a sembrar el Evangelio

¿Dónde estás? dice el Creador. ¿Dónde está tu hermano? dice el Padre. ¿Quién te liberó? dice el Señor.
¿Dónde están tus acusadores? dice el Pastor.
¿Por qué me persigues? dice el Hermano. ¿Por qué temes? dice el Amigo.
Preguntas de Dios en nuestra tierra, como la lluvia que baja del cielo y al cielo sube, preguntas sin final, preguntas eternas en la vida que nos traen,
en la muerte que se llevan.
Acogidas como la lluvia, ya nos van haciendo eternidad ahora.
(Benjamín González Buelta, sj)

 

Tiempo Ordinario

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6087