«

»

Mar 19 2022

Imprimir esta Entrada

Es urgente cambiar

Los comienzos de Dios en la historia son pequeños, escondidos, nocturnos, eternidad sin testigos en corazones humanos.
Una cuna de juncos en la corriente del Nilo, una llama de zarza en la soledad del desierto, el sí de una adolescente en la intimidad, un sueño para ser adivinado en la confusión de la noche, un profeta solo en el Jordán ante el futuro encarnado, una chispa luminosa al cruzarse dos miradas, un rubor en la mejilla al decir un nombre propio, un cuenco de agua fresca junto al brocal de un pozo, un vaso de vino en la mesa del publicano ladrón, un perfume de nardo ungiendo para la muerte.
¡Inicio infinito a la medida de nuestra pequeña estatura!
¡Regalo de la inmensidad que se entrega y no abruma!
¡Tú que dialoga y crece en la carne que lo acoge!
¡Respeto a lo que somos y a todo lo que seremos!
(Benjamín G. Buelta, sj

 

Liturgia

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=6926