Dic 07 2017

Preparad los caminos…

No Gravatar

Ven a liberarme de tantas ataduras que me crean mis infinitos deseos de tener. Ven a sosegar mi cuerpo cansado de tanto trajín. Ven para pintar una sonrisa en mi alma y ser tu presencia en cada rincón. Ven para refrescar mi saber y recorrer el camino de mi vida lo mejor posible. Ven a sanar todo aquello que en mi está enfermo de autocompasión y egoísmo de seos de poder y de prestigio. Ven para llenar de sentido mi vida, la vida, nuestra vida y ven a vestirme el corazón de fiesta convencida de que me has creado para ser feliz. Ven a volverme creativa, osada, comprometida con la felicidad de los otros. Ven para que juntos iluminemos otras vidas, entusiasmemos otras historias. Ven para recordarnos que todo lo que hacemos es parte del viaje que hacemos hacia ti. Ven para que descansemos en ti como niños, para que tú nos pongas en marcha. Ven e ilumina nuestra vida para que sea el signo de tu presencia a nuestro alrededor. Ven y refresca nuestra vida con el rocío de tu amor. Ven y llena nuestra vida de serenidad y paz interior. Ven y llénanos de ilusión para crear tu reino esa tierra nueva. Ven para renacer juntos esta navidad para hacerte presente en cada momento. Ven y haznos comprometidos solidarios compasivos cercanos y agentes de reconciliación. Ven señor queremos acogerte en lo más profundo de nuestro corazón pero ven pronto señor.

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: http://www.divinomaestro.com/?p=4928

Dic 07 2017

Bajo tus pies – 2º Domingo de Adviento, Ciclo B

No Gravatar

Enlace permanente a este artículo: http://www.divinomaestro.com/?p=4926

Dic 06 2017

Fiesta de la Inmaculada

No Gravatar

Decir tu nombre, María, es decir que la Pobreza compra los ojos de Dios.
Decir tu nombre, María, es decir que la Promesa sabe a leche de mujer.
Decir tu nombre, María, es decir que nuestra carne viste el silencio del Verbo.
Decir tu nombre, María, es decir que el Reino viene caminando con la Historia.
Decir tu nombre, María, es decir junto a la Cruz y en las llamas del Espíritu.
Decir tu nombre, María, es decir que todo nombre puede estar lleno de Gracia.
Decir tu nombre, María, es decir que toda suerte puede ser también Su Pascua.
Decir tu nombre, María, es decirte toda Suya, causa de Nuestra Alegría.

(Pedro Casaldáliga)

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: http://www.divinomaestro.com/?p=4918