Vídeo

Dale, «Me gusta»

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=5271

Jul 27 2018

Hay pan para todos, falta generosidad para compartirlo…

Tomar mi vida para que la conviertas en pan. Tomar mi vida para poder dártela.
Tomar mi vida para repetir aquel gesto tuyo y ponerme a los pies de la humanidad.
Tomar mi vida para devolverte lo que en mí sembraste.

Partirme para no quedar encerrado y aislado. Partirme vaciándome y así poder ser.
Partirme celebrando en memoria tuya. Partirme para que no se haga mi voluntad.
Partirme para desplegarme en tu abundancia.

Repartirme en nuevos sentidos que nunca vi. Repartirme en los demás y descubrirme cada vez más encendido.
Repartirme sin retener ni especular. Repartirme hasta esa tierra donde mana leche y miel.
Camino a Jerusalén y cerca de la otra orilla.

(Marcos Alemán, sj)

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=5255

Jul 27 2018

¡Dadles vosotros de comer!

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=5253

Jul 20 2018

Descansar en tú silencio… lugar de encuentro

Señor, estamos aquí? en tu presencia, a tu alrededor, como tus discípulos, para escuchar tus enseñanzas y tus consejos, para una charla íntima contigo, como los apóstoles, cuando con toda confianza te decían: «Señor, ensénanos a orar… Señor, explícanos la parábola»
Con la confianza que nos inspiran tus palabras: «Vosotros sois mis amigos… No os llamo ya siervos, a vosotros os he llamado amigos», tenemos tantas cosas que decirte, tenemos necesidad de escuchar tantas cosas de ti: «Habla, Señor, que tu siervo escucha… Porque hablas como jamás un hombre ha hablado… Señor, ¿a quien vamos a ir? Tu? tienes palabras de vida eterna».

Estamos ciertos, Señor, de que tus promesas son sinceras y no engañan: «Pedid y se os dará?, llamad y se os abrirá». Animados con estas palabras, queremos hoy pedirte muchas cosas, que en definitiva se reducen a una sola: «Venga tu Reino. Hágase tu voluntad». En esto se resume todo lo que te pedimos.
Señor, se esta? aquí? tan bien en tu presencia que, como Pedro, querríamos hacer tres tiendas para quedarnos contigo: pero sabemos que este estar aquí? contigo, en estas horas serenas, no puede ser sino por poco tiempo, porque la mies es mucha y los obreros pocos, y tu? nos mandas a trabajar por ti en el mundo: «Id también vosotros a mi viña… Id por todo el mundo, y proclamad la Buena Nueva a toda la creación».
Si?, nosotros iremos a trabajar por ti en tu viña, pero nuestro corazón se quedara? aquí?, a tus pies, atento, como María, para escuchar tus palabras de vida eterna; como tu Madre, que «conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón», para gustar también nosotros tus palabras en nuestro corazón. Enséñanos a ir y a quedar, a trabajar por ti sin separarnos de ti, a ser contemplativos en la acción, a experimentar en nuestro corazón tu presencia de «dulce huésped del alma».

(Pedro Arrupe, sj)

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=5246