Seguir a Jesús con alegría y confianza, como María

inmaculada16«Darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús». También a nosotros, como a María, se nos confía una misión: contribuir a poner luz en medio de la noche. No estamos llamados a juzgar al mundo sino a sembrar esperanza. Nuestra tarea no es apagar la mecha que se extingue sino encender la fe que, en no pocos, está queriendo brotar: Dios es una pregunta que humaniza.
Desde nuestras comunidades, cada vez más pequeñas y humildes, podemos ser levadura de un mundo más sano y fraterno. Estamos en buenas manos. Dios no está en crisis. Somos nosotros los que no nos atrevemos a seguir a Jesús con alegría y confianza.

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=4073

Tiempo de esperanza – 2º Domingo de Adviento, Ciclo A

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=4070