«

»

Mar 09 2019

Imprimir esta Entrada

Lucidez y Fidelidad

No Gravatar

Confiar

Cambió por pan las piedras, con un chasquido de dedos, y sedujo a los hambrientos.
Saltó de lo alto del templo, aterrizó sin daño, el espectáculo cautivó a todos.
Adoró al poder, y fue rey  de haciendas, de fronteras, de recursos, de cuerpos, pero no de corazones. 
Nadie recuerda su nombre. Tentación eterna,  universal, humana, que a todos se nos presenta alguna vez en la vida.
Dar pan ajeno, seducir sin entregarse, dominar sin amar.
Y ahí sigue tu respuesta. Hacerse pan, debilidad, servicio.
No olvidaremos tu nombre, Jesús.
(José María R. Olaizola,  sj)

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=5561