«

»

Mar 15 2018

Imprimir esta Entrada

Atraídos por el crucificado

No Gravatar

Jesús hizo de su muerte signo de su amor por nosotros. Y su muerte se convirtió en signo de vida. Su muerte es el grano de trigo que muere y, al morir, da mucho fruto. Su muerte es ya resurrección para todos porque al ser elevado en la cruz, atrae a todos hacia él. La cruz, signo de muerte, se transforma en signo de vida. El signo que muchos cristianos llevamos colgado de nuestro cuello es signo del triunfo de la vida, de la alianza de Dios con nosotros, de nuestra esperanza en el que al morir nos regaló la vida.

Continuar leyendo

Enlace permanente a este artículo: https://www.divinomaestro.com/?p=5089